Mittwoch, 21. Juni 2017

Un día libre

¡Por fin, un día libre sin actividades establecidas por los maestros! Las familias anfitrionas nos  obsequiaron un día agradable. Algunos de mis compañeros salieron con sus familias a jugar mini golf, a pasear en bicicleta, al centro comercial, otros disfrutaron el día en casa; mi compañera junto con Hannah , Nazareth y yo  visitamos un parque de diversiones llamado "Heide Park" un lugar asombroso.
Por la tarde Andre junto con sus compañeros alemanes organizaron una barbacoa en su casa. A las 8:20 PM ya estábamos la mayoría disfrutando de una deliciosa comida. Cuando mi compañera me dijo que iríamos a una barbacoa mi estómago hambriento pensó: mmmm será una rica carne asada con guacamole y arroz (es normalmente lo que comemos en México cuando nos reunimos) no fue así, comimos una salchicha tradicional alemana, espagueti con verduras y puré de papas, ah y claro, pan. Nos encantó,pero aún así seguimos extrañando las salsas picantes. Algunos bebimos un poco de cerveza Becks otros sólo soda.  Ahí estuvimos conviviendo  un buen rato, platicamos nuestras aventuras en Bremen y planeamos otras actividades, al caer la noche nos dirigimos a casa. Fue un día increíble.
He tratado de abrazar el tiempo,de apaciguar su paso. Pero huye,corre velozmente.Desespero, grito, rio, lloro en silencio. Sé que voy de paso. Suplico cada mañana que el día nunca concluya, necesito  refugiarme en las pupilas de los desconocidos, albergar cada paisaje,cada canto de la ciudad para jamás olvidarla y perderme  entre sus calles, porque ya no quiero irme.
No miento cuando digo: me he enamorado de éste lugar.

Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen